martes, 19 de febrero de 2013

Cuando deja de merecer la pena...


Antes de comenzar... Tengo que dejar claro que hoy no tengo un buen día.

Cuando deja de merecer la pena intentar llevarse bien con todo el mundo, cuando deja de merecer la pena tener modales, paciencia, carisma, ... Cuando deja de merecer la pena esforzarse por los demás, no porque no recibas un "gracias", sino porque directamente no sirve para nada.

Esos días, preferiría meterme en la cama, hundirme en el centro, encogerme y no salir en todo el día.

Y si el clima no acompaña, es mejor no sacar la cabeza de debajo de las sábanas, no vaya a ser que después de ver la miiii... de cielo gris que cubre tu universo, te de por tirarte por la ventana.

En fin, por favor si veis a alguien que tiene una miércoles de día, sonríele.

No hay comentarios:

Publicar un comentario