miércoles, 29 de agosto de 2012

Dirigiéndome a cambiar el mundo ...


"Si quieres cambiar el mundo, empieza por cambiarte a ti mismo" No sé quien dijo esa frase pero debe de haberse quedado a gusto porque no soy la primera ni la última persona a la que inspira. Desde pequeña he soñado con hacer algo grande, algo que cambiara el mundo y las personas que lo habitan, no quería pasar por este mundo dejando indiferente a las personas que me conocen. Muchos podrán pensar que mis ganas de ser reconocida proceden de un problema de autoestima y no van mal encaminados, en parte es así, pero conforme crezco confió más en mi misma y cambiándome a mi misma o mejorándome, logro estar más cerca de cambiar el mundo. Viendo como afecto a las personas que me rodean, como las motivo y las emociono para que luchen por aquello que ansían. 

Quiero crear puestos de empleo de calidad que signifiquen no sólo el bienestar de la sociedad, sino la calidad del comercio al convertir a los trabajadores en verdaderos ases en su trabajo ¿Cómo? Actitud y motivación, no es realmente necesario que alguien sea bueno en lo que hace, eso se obtiene con la práctica, pero debes tener fuerza y actitud para lograr ser bueno en algo. 

Me gustaría ayudar a las personas a que dejaran de decir a todas horas "No puedo" para descubrir que no es porque no puedan, es porque no quieren, ya sea por pereza o porque están aterrados escondidos en sus inservibles escusas. Hay que luchar contra la pereza y el miedo de la humanidad porque es mediante estos dos sentimientos, mediante los que nos controlan y consiguen que nos conformemos y dejemos de luchar por un mundo mejor. Si todos reflexionáramos más a menudo y descubriéramos lo que queremos en nuestra vida, lograríamos conocernos y saber en quienes nos queremos o necesitamos convertir para lograr nuestros sueños y aspiraciones. Aterra pensar en todo lo que nos queda por delante, pero alguien me dijo una vez "Sin esfuerzo, no hay recompensa". Hoy día sigo 100% de acuerdo con esa especial persona, porque si las cosas no nos costaran esfuerzo, no las apreciaríamos, no tendrían valor. Es por eso que la vida no nos regala nada, porque sabe que realmente no nos haría felices encontrarnos con todo hecho, sabe que nos gusta sentirnos orgullosos de nosotros mismos. 

Piensa qué quieres y en quién necesitas convertirte. Comienza ya. 

1 comentario:

  1. Definitivamente estoy contigo! Sabias palabras que dijo aquel desconocido. Me gustaría conocerlo, si aún esta vivo...o por lo menos saber su nombre y leer más cosas sabias como esas.
    Yo te apoyo en todo.
    Ya lo sabes.
    I love you

    ResponderEliminar